Algunos consejos para conciliar el sueño

Si te pasa como a mucha gente que se despierta por la mañana sintiendo estar más cansado aún de lo que estabas cuando te fuiste a dormir, no estás solo.

Debes saber que esta situación no es normal, así que ¿cómo puedes asegurarte de que duermes bien y que te despiertes sintiéndote vigoroso y listo para emprender el nuevo día?

Aquí hay algunos buenos consejos para ayudarte.

Es importante tratar de relajarte mentalmente antes de ir a la cama. Una mente hiperactiva provoca uno de los tipos de sueño más deficientes y enfermos. Intenta llevar a cabo una actividad de poco estrés antes de irte a dormir, recomendablemente entre 30 i 60 minutos antes de irte a dormir. Ejemplos de tales actividades pueden ser leer y escuchar música que pueda relajar tu mente.

Otra buena actividad a realizar antes de ir a dormir es practicar la meditación o tomarte un baño tibio.

Es crucial no comer una comida pesada a toda máquina antes de ir a la cama, pero una merienda ligera con alto contenido de carbohidratos puede ayudar a relajar el cuerpo.

Si eres propenso a tener problemas para dormir, es importante que mantengas una rutina de sueño regular, eso significa que vayas a dormir a la misma hora todas las noches y que te levantes a una hora regular todas las mañanas, y sí, eso incluye el fin de semana.

Intenta evitar tomar siestas durante toda la tarde. Debes saber que solo necesitas una cantidad fija de sueño durante un período de 24 horas. Así pues, si tomas una siesta durante 4h por la tarde es normal que te resulte muy difícil conciliar el sueño por la noche.

Tu dormitorio debe ser un lugar tranquilo y oscuro. Si no puedes bloquear todo el ruido y la luz, es posible que quieras usar tapones para los oídos de buena calidad y/o una máscara para dormir. También es importante que la temperatura de su dormitorio sea cómoda, ni demasiado caliente ni demasiado fría. En caso de que tu dormitorio sea un lugar extremadamente frío durante las noches de invierno, es recomendable pensar en el uso de una manta eléctrica para la cama. Un calientacamas ayudará a que no encuentres tu cama tan fría al meterte en ella y podrás regular su temperatura y su tiempo de uso gracias al mando a control que incorpora. Dormirás calentito.

Si después de haber probado estos consejos aún te cuesta dormir, no dudes en consultar a tu médico para que te asegure de que no tienes un problema médico grave que sea el responsable de tu mala conciliación del sueño.

Deja un comentario